lunes, diciembre 10, 2007

90 minutos

En estos tiempos he concedido cierto parecido del futbol a la vida. A veces, un jugador de nuestro equipo recibe la tarjeta roja, se va de la cancha y lo lamentamos. Pero hay que terminar los 90 minutos y con los tres puntos de la victoria. Dedico mi próximo gol a los que tuvieron que irse al camerino, y brindo por los que se quedan a pelear el balón con nosotros.

2 comentarios:

carecola dijo...

desde el público una fanfarria para animarlos :)

Renny R. dijo...

I know...