jueves, abril 15, 2010

Para Anthony Ríos


La vida ocurre en las canciones de Anthony Ríos. Los jóvenes que llegamos a ver los afros y melenas de nuestros padres y tíos, no escapamos de ver desde el comedor a Anthony Ríos iluminando la tarde con su voz, impactándonos con sus ideas, su filosofía, sus frases desgarradoras.


La primera mirada llena de melancolía que vi en una mujer, brotaba de una melodía encendida, de un alma en forma de canción, de la parte interna del sombrero del intérprete más emocionante (para mí) en toda la isla.


Las canciones que hace Anthony cobran vida y crecen y envejecen junto a nosotros, hoy llegó el día en que su madurez les ha permitido multiplicarse a través de un respetuoso grupo de colegas con los que compartiré una de las noches más importantes que recuerdo del rock dominicano.


Toda mi concentración y la mejor voz que pueda tener estarán dedicadas al maestro Anthony, con todo el amor y la admiración que existe en el mundo, nuestro Bob Dylan de sangre caliente que huele a whisky, que sabe al paso del tiempo, a la madera del viento de la vida, que viaja más veloz que la luz, pero se detiene cuando suena una voz que viene de la piel de la muerte y la vida.


Si usted supiera, maestro...

2 comentarios:

Janio dijo...

Gracias a los productores por el honor de la invitación, a la gente a la que le interesa mi música, porque sin ella no me habrían invitado. A mi banda: Allan, Oliver, Janiomike, Boli y Bolívar, por los arreglos. Un abrazo a Karel y Otoniel, por lo mismo.

UnaCreativa dijo...

Janio estuve presente en ese tributo y la verdad es que estuvo muy bueno =) saludos!

Te agregue a mi blogroll =p

mucho gusto!